S.O.S. ¡DIVORCIOOO!


¿ES COMO IR A BESAR EL MISMÍSIMO INFIERNO CON SUS DIABLOS?

¿TIENES EL DERECHO A DIVORCIARTE? SI NO, NI SE TE OCURRA.

DICEN QUE TE CASAS CON UN@ Y TE DIVORCIAS DE OTR@

¿DE QUIÉN REALMENTE TE DIVORCIAS?


¡TE DIVORCIAS DE TI!

Yo, que tengo 36 años de casada y 4 a punto del divorcio.

¿Te cuento un cuento?

Había una vez…

Cuando nos casamos, éramos unos chamaquit@s HERIDOS, borrachos de emociones, embelesados de hormonas más que neuronas, del enamora-miento.

Con nuestro niñito interior LASTIMADO, ávido de ser sanado, aceptado, protegido, cuidado, bien tratado.

Con ese cuento que nos contaron de que a determinada edad, tras besar a un par de sapos, llegaría el príncipe azul.

Un buen o mal día, nos topamos con justo una media naranja, enfermita como nosotr@s de sus propias dolencias que embonaron exacto con las nuestras. En la mismísima frecuencia vibratoria. Nos sacamos jugo.


LLEGÓ PARA ALGO: PARA SERVIRNOS DE ESPEJO que de momento nos deslumbró.

Ciegos de nosotr@s mism@s y miopes emocionales, nos subimos sin lentes a una BLANCA Y ENORME CANOA.

Al son de la marcha nupcial y con las consignas de “ya no somos 2 sino 1” “una sóla carne” “ME haces tan feliz” “imposible vivir sin TI”

Creímos ir solit@s pero ¡NOOO!

Ni vimos que, por lo menos, subieron 6 polizones más: Nuestros papás con su cargamento de creencias y sentencias y…EL EGO DE CADA UNO A BORDO.

Y empezamos a remar. Felices, cantando.

Cada quien de su lado y, en una de esas, al voltearse, enseñamos el cobre. Las pecas de la espalda que desentonaron.

Se pusieron turbulentas las aguas

¿Y QUÉ PASÓ?



Ese espejito único QUE TÚ TE GENERASTE ES TAL PARA CUAL.

Si eres capaz de calzar los zapatos de la sabiduría en vez de los del necio.

Y ahí salen de su escondite TUS y SUS PAPÁS, empoderados por TODOS sus ancestros y LOS PEORES DEMONIOS: TU y SU EGOTE.

Empezó el “amodio” a sembrar las dudas, el enojo, y el bote con tanto peso, empezó a hacer agua.

¡Tierra a la vistaaa! 2 posibilidades:

1.- O al viejo estilo del siglo pasado, te quedabas a cargar tu cruz (seguro conociste a algún abuelo de esos que ya se habían divorciado hace mucho y ni cuenta se habían dado)

2.-O volteaste el foco PARA VERTE A TI. En plena cruda, para resolver el asunto REMANDO JUNTOS.

En ambos casos, la situación BIEN DIFÍCIL, te brindó el camino FÁCIL:

¡CÚLPAL@ DE TODO!

SU LADO ES EL MALO Y EL TUYO EL BUENO

ÉL O ELLA HACEN FREGADERAS. TÚ Y LOS TUYOS, HACEN MONERÍAS.

El agua subió de tono y el enamora-miento, pasó a en-odiamiento al grado de agarrarnos a remazos y poner hasta a nuestr@s hijos en grave situación de una pierna en cada lado sufriendo y cuidando el hundimiento y cargando sobre su espaldita el peso para ser repetido en sus hijos y los hijos de sus hijos y tripulantes.

¿HAY SOLUCIONES SABIAS?

ABSOLUTAMENTE SÍ.

¿TE ATREVES A ENCONTRARLAS ANTES DE SEGUIRTE LASTIMANDO?

*Te sugiero revisar MAMÁ Y PAPÁ. LAS HUELLAS que dejaron en ti.

*El Blog y cápsula de pareja e infidelidad

111 vistas